10.jpg

Simultáneamente con este económico, el desarrollo cultural y de población, Kuwait procedió hacia progreso e independencia desde el principio de los años ’50. El movimiento económico, intelectual y cultural prosperó en Kuwait y el número de la gente que sabe leer y escribir y de las escuelas aumentó.

Además, misiones más educativas fueron enviadas a las universidades por todo el mundo.

En este período, la sociedad kuwaití tuvo que hacer frente a muchos desafíos internos y del external mientras que Kuwait se desarrolló de un país pobre a una gran potencialidad financiera de goce rica.

En muchos diversos niveles, la producción petrolífera era un momento crucial para Kuwait, una cuestión que intensificó interés británico en Kuwait, pues su importancia internacional aumentó.

Al principio de los años ’50, Kuwait atestiguó el desarrollo y la reforma en la administración local. Formaron al alto Comité Ejecutivo en 1954; entonces el consejo supremo y la autoridad de organización en 1956; además de los consejos locales gubernamentales tales como el consejo de educación, el Ayuntamiento y el consejo de la salud.

La opinión pública en Kuwait

Kuwait se dirigía hacia independencia. El conocimiento político nacional aumentaba. Las actividades de la juventud kuwaití aumentaron y comenzaron a criticar las condiciones administrativas.

En aquel momento, el emir de Kuwait era el jeque Abdullah Al-Salem Al-Sabah, que había sido el presidente del primer parlamento en Kuwait en 1938. Él recibía bien las críticas constructivas y era afilado alcanzar pasos completamente considerados en la manera a la independencia y al gobierno constitucional.

En 1959 Kuwait tomó medidas para decretar leyes y para establecer sistemas tales como la ley de la naturalización en 1959, la ley kuwaití de la moneda en 1960, la ley de los pasaportes y la organización de departamentos gubernamentales.

Éstos eran todos los pasos a lo largo de la manera a la independencia completa que jeque Abdullah Al-Salem Al-Sabah había resuelto ver al extremo. De hecho, Kuwait no estaba aparte de la interacción y la participación en muchas actividades sociales y culturales árabes así como los de la liga árabe.